Estos días hemos leído una artículo sobre la diseñadora española Ananda Pascual y además de comentar que sus diseños forman parte de una moda ética, hacemos especial hincapié en el hecho de utilizar mujeres marginadas o con riesgo de exclusión social en Asia y América Latina, ofreciéndoles a cambio un salario digno y unas condiciones de trabajo como las que se merece cualquier trabajador en cualquier lugar del mundo, muy distintas a las que se daban en por ejemplo la fabrica que hace un mes se derrumbo y dejo a mas de 1000 muertos y más de 2500 heridos, (edificio que por cierto era utilizado para la fabricación de ropa por primark y mango entre otras).

Tenemos que entender todos que la fabricación en estos países no tiene que utilizarse para esclavizar a nadie por mucho hambre y pobreza que esté pasando, no es lo mismo un salario en un país que en otro, pero no es motivo para hacer las cosas como se están haciendo. Siempre detrás de todo el mayor beneficio económico.

MMV 🙂

 

informacion del diario rionegro.com