Nos llegan malas noticias desde Francia, ya que en los últimos tiempos varias marcas de moda ética importantes en el país galo han tenido que cerrar.

Con el desempleo y el coste de la vida en estos momentos, ¿el consumidor se fija realmente en lo que hay detrás de la ropa que viste? o por el contrario ¿su única preocupación a la hora de vestir moda es el precio?

Creo que el consumidor, todavía no es consciente totalmente, primero de la esclavitud y el maltrato que hay tanto humano como medio ambiental como animal detrás de mucha de la ropa que vestimos y segundo no confía plenamente en la transparencia con el compromiso social y medioambiental de este tipo de ropa. También pienso que el tema del precio es una etiqueta negativa que se le ha colgado a la ropa ecológica, ya que no se puede discutir que este tipo de ropa es de mayor calidad y a la larga muchísimo más barata.

En conclusión, pienso que va a ser lento el cambio de mentalidad y que la crisis no lo ha ralentizado sino que ha destruido parte del camino recorrido, pero la sostenibilidad es la única forma de tener un futuro en la moda.

MMV