Durante estos días hemos hablado con Virginia, representante de TRIODOS BANK, @triodoses. Cambiamos información de lo que queríamos en nuestra empresa y de lo que querían ellos en la suya. Independientemente de si llegaremos a un acuerdo o no, me ha hecho pensar. ¿Realmente un mundo distinto sería posible? Antes pensaba que sí, que era posible, aunque ahora lo pienso pero más convencido todavía.

Ya conocía la banca ética y sostenible, aunque ahora me he informado mucho mejor sobre ella y esto me ha llevado a la conclusión de que si incluso un sector que tenemos demonizado, que últimamente se le señala como el principal culpable de todo lo que está pasando (yo también pienso que es uno de los principales culpables, entre otros) como el de la banca puede ser ético y sostenible, todo  lo demás por supuestísimo que también puede serlo, solo hay que querer. Como dijo Joan Antoni Melé, subdirector general de Tríodos bank, no puede cambiar el mundo, si primero no cambias tú.

Pues eso, que sí, que es posible hacer las cosas de otra forma, pero los primeros que tenemos que empezar cambiando somos cada uno, empezar por cambiar pequeños detalles de nuestras vidas, cambiar poco a poco, no es un camino fácil (se te hará más fácil si te interesas por saber todo lo que hay detrás de cada comercio, Ej.: la financiación que hay detrás de la banca con tu dinero o el trato humano y desgaste medioambiental detrás de cada prenda de ropa, o el maltrato animal que hay detrás de cada comida preparada con carne e incluso el desgaste medioambiental detrás de cada verdura con la utilización de productos químicos como sulfatos, o la esclavitud infantil detrás de muchos juguetes para niños del “primer mundo”….) pero los resultados con el cambio serán mucho más satisfactorios de lo que ahora pensamos, generara en nosotros una sensación de gratitud y de realización grande, muy grande.

MMV 🙂