imageLos tejidos de proteína de leche para la confeccion de ropa se conocen desde hace muchísimo tiempo, más concretamente desde 1904 que se conoce la primera patente de un tejido con caseina hecho por un químico alemán. Aunque desde entonces este tipo de tejido no a tenido demasiados seguidores.

En 1940 se desarrollo una fibra llamada ARALAC. La ropa hecha con este tipo de fibra tenia un problema cuando se mojaba, olía a leche agria. Más tarde, en 1970, Japón volvió a desarrollar esta fibra que volvió a durar muy poco, esta vez debido a la debilitada economía después de la Segunda Guerra Mundial, que hizo que no pudiera competir en precio con otros materiales sintéticos.

Actualmente, esta fibra a vuelto de la mano de una diseñadora Alemana, Anke Domaske, que a conseguido pulir todos los posibles fallos de esta fibra así como su ahorro de agua y tiempo para su fabricación, consiguiendo un tipo de tejido ecológico con una apariencia brillante y muy suave, con unas propiedades que hacen que sea un tejido muy absorbente que retiene la hidratación, antibacteriano, antialergico y biodegradable. Ahora sí podemos decir que la proteína de leche, a venido para quedarse como alternativa a otro tipo de tejidos dañinos para el medio ambiente y así poder crear ropa ecológica verdaderamente bonita y llamativa.

El proceso de producción, como tiene que ser en un material ecológico, se hace sin productos químicos y sin pesticidas, algo que por natural, no deja ser importantísimo como ventaja para el uso de estos materiales en la creación de ropa ecológica. Otro dato importante e interesante es el hecho de que se utilice leche sobrante no apta para el consumo humano. Utilizando así, algo que ya esta ahí sin hacer ningun tipo de abuso animal.

En nuestra próxima colección podréis disfrutar de algunas prendas hechas con este tejido.

MMV 🙂