En este nuevo post donde queremos dar a conocer algo más sobre ropa ecológica y el mundo de la moda sostenible, hablaremos con María Almazán.

Compagino sus estudios de comunicación audiovisual en Madrid con cursos sobre técnicasMARIAALMAZAN textiles que terminaron en un titulo de maestría en fibras y procesos textiles en la Universidad de Madrid.

Después de unas prácticas en Devota&Lomba, donde se le abrieron los ojos a un mundo de la moda mas creativo, se unió a un departamento internacional de moda donde coordino la producción textil en Asia.

Con el conocimiento y la experiencia de su trabajo decidió lanzar su propia consultoría con el objetivo de promover las fibras textiles ecológicas y naturales y crear conciencia sobre la importancia del consumo textil responsable.

Después de 2 años como CEO en Fabrics For Freedom , María Almazán encara la coordinación del proyecto MOV3 junto a otro proyecto en Galicia que pondrá en marcha en pocas semanas. Además de todo esto es profesora de ciencia de los tejidos en la Universidad de Vigo.

M: Hace poquito que empezaste con este proyecto ¿En qué consiste?

M.A: MOV3 nace en Octubre de la inquietud de querer mezclar el mundo del diseño consciente con los movimientos sociales y también de intentar ayudar a las personas que quieren consumir de otra manera y se pierden en la búsqueda de alternativas. Junto con Amarante nos sentamos y vimos opciones, todo parecía bastante pionero y era un experimento en si mismo. Comenzamos con unas jornadas de formación a modo de plataforma de conocimiento y hemos terminado con un colectivo en marcha con ganas de mover muchas cosas.

M: Que aceptación está teniendo?

M.A: La acogida está siendo brutal, un montón de apoyo y mucha curiosidad, supongo que todos intuimos que en el colectivo está la fuerza pero quizás cómo coordinarse/ organizarse sea la clave para llevar a cabo proyectos en continuidad. Queremos presentar el proyecto junto con la web en Junio, probablemente el 7 pero es una fecha aún por concretar.

mov3

M: Piensas que hoy es un buen momento para iniciar un proyecto de moda sostenible?

M.A: Desde luego es mejor que hace 5 años cuando yo empecé, la gente sabe de lo que estamos hablando, las marcas están en ello, hay una masa critica que tiene necesidad de saber qué está pasando y ya no vale cualquier cosa. Aún así es de valientes, pero no vamos a cambiar nada sino empezamos a hacer las cosas de otra manera.

M: Como diseñadora, ¿Cómo ves el nivel de España frente a otros países como Alemania en moda sostenible?

M.A: Muy a mi pesar andamos a la cola, pero tenemos una fuerte tradición industrial textil que si conseguimos no destruir en su totalidad podría comenzar a generar un movimiento que haría de catalizador para el resto. Yo voy de la semilla a la planta, de las manos al diseño y no al revés, por eso veo mucha creatividad nacida del taller. En Alemania o en los países nórdicos tienen ciertos hábitos de vida que hacen que lleven más tiempo preguntándose por el diseño como herramienta de cambio, por los materiales conscientes, por la innovación y claro, el terreno es menos pedregoso.

M: Crees que España puede volver a tener el peso que tenía hace unos años en cuanto a confección?

M.A: Paralelo a MOV3 llevo trabajando en una idea, que espero también se materialice en breve, que va de lleno a enfrentarse con esta pregunta. En mi opinión o ponemos el foco en Cataluña, Valencia y Galicia a este nivel o vamos a dejar morir el tejido industrial textil y va a ser irrecuperable. No creo que vayamos nunca a volver a los años 80 pero si considero que podríamos crear y mantener una confección de la misma calidad aunque con una implantación menor, representativa en términos globales. Es una pena haber estado a un nivel y ahora mapear los talleres y ver el punto en el que se encuentran.

Dar las gracias desde ” Elisa Muresan Ropa Ecológica ” a María Almazán por el apoyo que nos a brindado en muchas ocasiones y desearle lo mejor para sus proyectos, es una gran persona y una chica muy alegre y simpática, se lo merece por ella y por todos nosotros.

Miguel

🙂